Así entrena Miguel Fuster – Piloto de rallyes

Los deportes del motor necesitan de una preparación física muy exigente, no sólo es subir a un vehículo y darle gas a fondo. El nivel de tensión que soportar los pilotos encima del vehículo es estremecedor y tienen que estar preparados para las exigencias de las competiciones, todas sobre trazados diferentes, incluso modificados durante la misma competición.

Cualquier piloto sufre altos niveles de tensión que se reflejan en fatiga física, por lo que necesitan estar en forma para soportarla, a mayor nivel de forma, más fácilmente pueden hacer frente al esfuerzo físico que somete la competición, si lo consiguen, pueden concentrarse totalmente en ganar la carrera.

IMG_0580

Fuster cumple un programa de entrenamiento estructurado y organizado basado en todos los datos obtenidos tras valoración física, no obstante, en cada sesión prima la condición física actual del piloto, no todos los días son iguales para él, por lo que adaptamos entrenamiento según las necesidades pero siempre respetando la planificación y objetivos a lograr.

Los planes de entrenamientos mantienen una periodización como cualquier atleta de alto rendimiento, lo que significa que se elaboran los programas en base a las fases anuales del entrenamiento deportivo y calendario de competencias del  piloto.

Rendimiento

En la fase de la temporada sin competición se desarrollan programas generales de resistencia y fuerza general y en la temporada competitiva ejercicios específicos, reacción, concentración, estabilización, etc,  pero siempre en situaciones de máxima fatiga y creando escenarios lo más semejantes a la competición, por ejemplo, situaciones de elevada temperatura.

Además utilizamos otros deportes como son el ciclismo para mejorar la capacidad cardiovascular y deportes de combate para mejorar la concentración y la atención. Ambos son deportes que permiten competir durante los entrenamientos, fundamental para un piloto como Fuster con mentalidad ganadora.