Muchas gracias Carlos, por la ilusión

Aún recuerdo cuando vi por primera vez a Carlos. Hablamos de un hombre de 65 años con unos andares pesados, espalda caída y mirada triste.

Nuestra primera toma de contacto fue una pregunta que Carlos me hizo y que me dejó atónito: “Hola Buenas…. yo quería informarme si con los problemas que yo tengo, ¿podría entrenar?”.

Creo que la fuerza de sus palabras resume los problemas de salud que él arrastraba desde hacía tiempo y que le afectaban a su calidad de vida y por tanto le impedían el desarrollo de tareas “normales” en su día a día. Agacharse a coger un objeto, estar de pie un tiempo, movimientos bruscos de la espalda, soportar cargas de peso, etc… le suponían un mundo, le pasaban factura en forma de dolor, bloqueos, tensiones y días recuperándose con molestias.

“Durante varios años (aproximadamente diez) me sentía con una espalda débil, casi inexistente, por los dolores en ráfaga que me causaba el golpear de los pies en el suelo al caminar.
Por otra parte, el inclinarme para recoger cualquier objeto o atarme los zapatos, me causaba -salvo que lo hiciese muy lentamente y cuidando el arco de la columna- un dolor serio que solía durar varias horas.
No podía soportar, sin consecuencias negativas, un peso mayor que una botella de agua de 1,5 litros.
Todo lo cual me impedía una vida social plena, con la consiguiente insatisfacción personal, al tener que renunciar a todo aquello que requiriese flexibilidad física, cierta resistencia y movilidad.
El estado de mis pies (uno plano y el otro con “juanetes”) incrementaba mi sensación de falta de movilidad y de comodidad en mis movimientos, y sumado a los “fallos” de la espalda me causaba un estado de ánimo cercano al “terror al movimiento”.
Carlos | EP Alicante

Obviamente desde EPersonal nos pusimos manos a la obra. El primer paso fue transmitir a Carlos un pensamiento positivo, la idea de creer en su capacidad de mejorar, de sentirse mejor consigo mismo y de la importancia de ser conscientes de que estábamos ante un comienzo y que a partir de ahí empezaba el cambio.

A continuación realizamos un programa de EP Evaluación, con el que a través de una entrevista y diversas pruebas físicas, siguiendo nuestros protocolos validados médicamente, asignamos un programa de entrenamiento personal hecho a su medida.

Actualmente Carlos sigue un programa de Salud articular, que consiste en reforzar aquellos puntos débiles y musculatura inhibida a través de técnicas de activación muscular. Así, tratamos de que Carlos conecte mejor con sus músculos, estos sean capaces de contraerse mejor y por tanto las tensiones articulares disminuyan muchísimo.

Lo interesante es como hemos ido focalizando nuestra atención para conseguir distintos objetivos, marcándonos pequeñas metas juntos que nos han llevado a conseguir que Carlos mejore su calidad de vida y su bienestar.

Entre los logros más importantes a día de hoy tenemos:

  • Mejora de la actitud postural de la espalda y ausencia de dolor en la misma.
  • Aumento de la movilidad de las articulaciones con menos rigidez muscular (hombros, caderas, rodillas, cuello).
  • Ausencia del uso de las plantillas para pies a través de la mejora de la musculatura de los mismos -eliminando el bloqueo articular que sufría en los pies y permitiéndole andar sin plantillas y sin dolor alguno.
  • Mejora general de la función muscular – por lo que Carlos se siente más seguro y confiado para afrontar los retos diarios.

Carlos; desde Epersonal no podemos sino agradecer tu confianza en nosotros. Nuestro compromiso ha sido exigirnos al máximo sesión tras sesión, semana tras semana, para aportarte, a lo largo de este tiempo transcurrido, las herramientas necesarias para que te sintieras mejor. Gracias por tu constancia, ganas y tenacidad. Y lo mejor de todo; aún queda mucho por recorrer.