Mi experiencia acumulada como entrenador personal – Parte I

He tenido que hacer una cuenta atrás para saber los años que llevo ejerciendo profesionalmente como entrenador personal, prácticamente los mismos que pagando la cuota de autónomo.

Todo empezó el 1 de mayo del 2006, fueron cuatro intensos meses trabajando más de 12 horas al día en una instalación que me enamoró sólo entrar en ella, Metropolitan Benidorm, una instalación a estrenar, donde conocí a compañeros extraordinarios, a mi parecer todos teníamos algo en común, pasión por lo que hacíamos, gran trabajo por parte de la dirección de Metropolitan, seleccionar perfiles muy especiales, especialmente valga la redundancia, el de José Vidal, que a posteriori iniciamos un proyecto en común, llamado Corpore.

Corpore, mi primer proyecto empezó a configurarse durante el mes de septiempre de 2006, muy rápido fue aquello:

  • Corpore Club Esportiu Callosa d’en Sarrià: Una concesión administrativa que tuvo un gran arranque, pero algunos conflictos políticos nos obligaron a salir por la puerta de atrás.
  • Corpore Club Esportiu Monovar: Gran trabajo el de mi amigo Toni Cucarella, sigue funcionando.
  • Corpore Club Esportiu Finestrat: Ahora Corpore Sports Club, 3 gimnasios que están de moda en la Marina Baixa (Finestrat, Benidorm y Alfaz del Pi).
  • Health Corpore Studio Calahorra: Funcionando de la mano de mis amigos Marisa y Chuchi (Revista InterGym’s).
  • Health Corpore Studio Sabadell: De la mano de Jordi Pallarés, ahora dirige su sección en TV3, “En forma a divendresTV” junto a Ariadna Coll, ambos entrenadores referentes en su zona.
  • Health Corpore Studio Benidorm: El centro de José Vidal, poco que decir, más que conocido. Sólo darle las gracias por enseñarme el camino. www.josevidal.com.
  • Health Corpore Studio Villajoyosa: Ahora EPersonal Colón, este siempre será mi centro, ahora en las manos de mis compañeros Lillo y Nora.

Te preguntarás, ¿qué pasó con todo esto? la respuesta es NADA Y TODO, Corpore no tuvo continuidad, con este proyecto aprendí mucho, gracias a los fallos y los aciertos cometidos, casi 5 años trabajando más de 12 horas al día, miles de entrenamientos, cientos de clientes, infinidad de reuniones, nuevas oportunidades a diario, formaciones todos los fines de semana, nuevos compañeros… hasta que un día decidí parar y pensar. Necesité unos días para ordenar todo.

Decidí centrarme únicamente en lo que realmente me gustaba hacer, prescribir ejercicio físico para ayudar a las personas a sentirse bien.

Seguiré contando en las siguientes entradas como evolucionó todo desde aquí.