Experiencia en un Ultra Trail (Actualizada)

5313747¿Si te planteasen alguna vez hacer un viaje por Asturias y además aprovechar y hacer una prueba de trail running por los Picos de Europa, que contestarias? Pues ese fue mi caso, y como podréis imaginar, ni me lo pensé dos veces. Tener la oportunidad de poder disfrutar de un paisaje impresionante como el que te brinda todo el Parque Nacional de los Picos de Europa y hacerlo corriendo, es la bomba!

La UTPE, Ultra Trail Picos de Europa es una carrera de ultra trail que se realizaba como 1ª edición en un marco incomparable, pasando por lugares tan bonitos como los famosos Lagos de Covadonga, la famosa Ruta del Cares o la mítica Canal de Trea.

FB_IMG_1432123265414

Paso por parte de la Ruta el Cares

En total se cubrieron alrededor de 55 km con más de 4.000 m de desnivel positivo que hicieron exprimirse al máximo a todos los participantes.

La salida se dio a las 7:00 h de la mañana en la población de Benia de Onís. Salida algo más rápida de lo que esperaba pero rápidamente se hace el primer tapón con una primera subida exigente que obliga a bajar el ritmo y subir casi andando. Cada uno iba cogiendo su ritmo de carrera, puesto que acabábamos de salir y quedaba todo el día por delante.

La tipología del terreno te obligaba a ir guardando fuerzas en cada instantes, debido a las constantes subidas y bajadas que nos iban desgastando poco a poco, casi sin darnos cuenta. Además, en algunas partes el terreno era algo resbaladizo debido a las zonas de barro húmedo y el manto verde sobre el que muchas veces nos tocaba correr. No obstante el correr por un clima y terreno diferente a lo que estamos acostumbrados por esta zona de Alicante, más árida y seca, hacía que se disfrutase mucho más.

10410956_10200649230429018_1684197747097085224_n

Parte del recorrido UTPE 2015

No era la primera vez que me enfrentaba a una prueba deportiva de larga distancia, por lo que sabía ya de inicio cuál iba a ser el rol que iba a jugar.
Disfrutar todo lo que pueda. Estas corriendo por lugares maravillosos y quien sabe,….igual nunca en tu vida vuelves a ver aquello….(pensamiento positivo que me ayuda siempre en este tipo de carreras).
Debo coger ritmo y ser yo quien mande sobre las subidas y bajadas, no ellas a mi.

Una buena hidratación y una correcta alimentación en cada uno de los momentos van a ser clave para finalizar la prueba.
Voy a sentirme como un explorador, voy a ir descubriendo nuevos paisajes y nuevos horizontes.
Van a haber momentos de bajón y de quedarme sin fuerzas, pero debo estar preparado para ello. Hay que ser fuerte y pasarlos. Se que luego vendrán momentos mejores.

Llegará el momento que ves el final, que lo que parecía imposible va a hacerse realidad y es en ese momento es cuando tienes que poner el doble de ganas y de esfuerzo.

Analizando la carrera globalmente puedo decir que fui bastante cómodo, si bien el momento que más desgastó a todos y cada uno de los corredores fue en el km 22 en la famosa Canal de Trea. Una subida de kilómetro vertical de 300 m a 1650 m de altura que finalizaba en el Refugio de Vega de Ario. Una subida que no te daba tregua en ningún momento, sin apenas momento de descanso, con fuertes pendientes que muchas veces te obligaba a cogerte a las rocas y con un sol de justicia que nos acompañó durante toda la ascensión. El tiempo de subida medio rondaba la 1h 30’ minutos.

FB_IMG_1432731637544Llegada a la meta del kilómetro vertical. Refugio de Vega de Ario

Una vez llegué al refugio decidí recuperar bien y descansar entre 5 – 10 minutos. Estábamos a la mitad de la prueba pero lo más duro ya había pasado. Tras hidratarme bien y comerme un plátano inicié a buen ritmo una larga y bonita bajada que me llevaría a buscar los Lagos de Covadonga.

32665

Foto Lago Enol ( Lagos de Covadonga)

A partir del km 35 la carrera ya tomaba otra orientación. Los tramos de llano y de bajadas eran más numerosos pero no por ello menos agotadores, puesto que las piernas ya notaban el esfuerzo. Además, aún nos quedaban 3 o 4 subidas  que te decían: “….esto aún no se a terminado, aguanta un poco más….”. Y así poco a poco,  sabiendo que ya estaba en la última parte y que la aventura llegaba a su fin afrontaba la última bajada oyendo la música y el speaker que seguía dando ánimos a cada uno de los participantes que llegaban a la meta. Y al final llegué: crucé la meta en Benia de Onís.

OWtAANTWaEaPcPWNpbVBD9w6EyEVANqiRzb3u0Jq_ZFCpjIPB_Khfhz0ueffVU3JeUKxYODKnNyJz5-FLijpwErtbCJkysazNJ_v7xSI974MazhD51JZaO3f3QxayhKgcT9Qg1Y

En este tipo de pruebas aprendes a gestionar el tiempo, tus recursos, tus fuerzas y llegas a pasar muchas horas solo, pensando y divagando, llegando a crearte un estado de paz y libertad contigo mismo, que todos deberíamos experimentar alguna vez en nuestras vidas.

Os animo a plantearos retos y a superarlos. ¡A por ellos!

 

Jose Miguel Lozano