Fisioterapia y activación en el tratamiento de molestias en el hombro

Como muchos ya sabéis, una de las principales consignas en EPersonal es la del trabajo multidisciplinar. Para cada caso, elaboramos un programa específico en el que intervienen los profesionales más adecuados en cada ocasión. Éstos realizan reuniones periódicas para poner en común sus impresiones, valorar la evolución y consensuar los siguientes pasos a seguir.

En este artículo queremos exponer las ventajas de combinar el servicio de Fisioterapia y Activación Muscular, una simbiosis realmente positiva para encontrar el bienestar.

Después de años de colaboración son muchas las experiencias positivas que confirman nuestra teoría, pacientes que han visto acortado el tiempo de recuperación o que han evitado recaídas sin una razón concreta. Aunque ciertas patologías pueden enfocarse de manera exclusiva por ambas escuelas con gran porcentaje de éxito hay otras muchas que se ven altamente beneficiadas por el trabajo combinado.

Para la Fisioterapia, en ocasiones, resulta un problema encontrar solución a dolores crónicos que vuelven periódicamente, molestias difusas que no quieren dar la cara o que cambian según les place. También son complicados los pacientes con grandes desajustes posturales o alteraciones de la coordinación y el control motor.

En cambio para la Activación supone un obstáculo para mejorar la estabilidad el encontrarse con una articulación rígida, un tendón inflamado o un músculo fibrosado.

Dicho de manera sencilla, el fisioterapeuta se ocupa del trabajo de taller con la llave, el pico y la pala para que después el activador conecte cada cable en su sitio. Un trabajo en equipo al más puro estilo de la Formula 1.

La experiencia de Alfredo

En primer lugar queremos agradecer a Alfredo la confianza depositada en el equipo profesional de EPersonal y agradecerle su permiso a la hora de exponer su caso.

Alfredo acudió al servicio de activación muscular, aquejado de unas molestias en ambos hombros y en el tobillo derecho, el dolor en el hombro era una molestia que ya arrastraba desde hacía unos años y que le limitaba a la hora de realizar actividades de la vida cotidiana. Tras realizar 3 sesiones de activación muscular, el dolor del hombro izquierdo y del tobillo derecho remitieron, pero seguía sintiendo alguna molestia en el hombro derecho, que sospechábamos que sería por el tejido blando adherido.

Ante esto, comentamos el caso con el fisioterapeuta en una de nuestras reuniones semanales y decidimos como abordar este caso. En una sola sesión conjunta se le pudo liberar el tejido fibrosado y aumentar la estabilidad neuromuscular. El dolor en el hombro pasó a ser historia después de tanto tiempo dando problemas y limitando el estado de bienestar de nuestro amigo Alfredo.

Nuestra recomendación para estos casos es dejarse aconsejar por un equipo de profesionales para lograr la mejor atención. No dejes pasar más tiempo, pues como se observa en la imagen esta dolencia que, inicialmente puede no ser importante, si no se trata podría provocar un caso mayor de adherencia capsular e inestabilidad articular limitando el movimiento y por lo tanto las actividades de la vida diaria.dafs

Autores:
Patxi Moreno
Alberto Rodríguez