Primeros días de entrenamiento con Miguel Fuster

Para todas aquellas personas que conocen cómo funciona el deporte de alto rendimiento, saben que no es nada fácil que un deportista de alto nivel confíe su preparación en un nuevo equipo de profesionales del entrenamiento.
En este caso, una llamada de teléfono de uno de nuestros clientes, Manolo Cortés, Arquitecto (Arquibacor) y ex-piloto de rallies, nos abrió las puertas a Miguel.

En la primera sesión de entrenamiento realizamos la ITP, que es una evaluación inicial que realizamos a todos nuestros clientes antes de iniciar su programa EP ya que nos ayuda a seleccionar con máximas garantías el programa específico para lograr los objetivos de nuestro cliente.

En este caso Fuster no inició su preparación con un programa de rendimiento, ya que en los test neuromusculares detectamos infinidad de debilidades que se manifestaban mediante dolores articulares a diferentes niveles del tronco, cuestión que el piloto corroboró inmediatamente con el siguiente comentario:

“Correcto, siento molestias y muchas veces dolor, incluso durante los primeros tramos y ni que decir cómo termino un rally…”

Nos pusimos manos a la obra, desde el servicio médico coordinamos y planificamos todo el trabajo a llevar a cabo con Fuster: 8 sesiones de fisioterapia, 5 sesiones de activación muscular, 5 sesiones de refuerzo muscular y volver a chequear su sistema neuromuscular.

Al finalizar esta primera etapa de “puesta a punto” y tras el chequeo, Miguel ya está preparado para empezar con un programa de Rendimiento, su cuerpo está preparado para empezar a entrenar, tal y como nos comenta Fuster:

“Siento mi espalda más libre y menos tensión en la zona de los hombros, el dolor y la pesadez han desaparecido”

En los próximos post, os detallaremos el entrenamiento que cumple Fuster para alcanzar sus objetivos y metas deportivas.