Que el mal tiempo… ¡No te pare!

Lunes, llueve y parece que el mundo se acabe. Colegios cerrados, calles cortadas y niños en casa. Por pereza o por necesidad nos despedimos de nuestro rato de ejercicio, desconexión y evasión del mundo por un rato. ¿Qué hago? Si es por lo primero, si la pereza te invade, y lo único que te frena, ponte las zapatillas, coge tu mochila y ponle una sonrisa al gris del día. Descubrirás lo agradable que es realizar actividad física cuando fuera llueve, con las calles mojadas o con ese pequeño bao acompañando nuestro aliento. La sensación de llegar a casa y meterse en la ducha con agua bien caliente después de un duro entrenamiento bajo el frio, la lluvia o el viento.

Si es realmente imposible salir a hacer deporte, acudir a tu centro de entrenamiento o tienes la casa llena de niños, no te preocupes, pero sobretodo… ¡No te pares! Hay muchos pequeños detalles o rutinas que podemos tener en cuenta o llevar a cabo y hacer que la lluvia no te estropee el día.

Mantente activo. No te quedes en pijama, vístete con ropa cómoda, ponte las zapatillas y… ¡Ponte a funcionar! ¿Tienes cinta o bicicleta estática? ¿No? No te preocupes. Si tenías preparada una excusa ya puedes guardarla, a continuación te damos unos pequeños consejos: Usa las escaleras de casa: ¿Qué te parece si realizamos unas series? ¿Te gusta bailar? Hoy es el día perfecto. Ponle una perfecta banda sonora a las nubes y muévete. Te levantará el ánimo, la ilusión y te sacará una sonrisa a la vez que quemas calorías al ritmo que más te gusta. Pero no solo de aeróbico se puede vivir, por ello, también te proponemos tareas de fuerza que puedes realizar en el salón de tu casa:

 

Abdominales: La lluvia no es excusa para dejar de trabajar el cinturón abdominal. ¿Recuerdas todas esas rutinas que haces con tu entrenador personal? ¡Hoy vas a volar solo/a!

Flexiones: Este movimiento es uno de los más completos para tu cuerpo. Trabaja una gran variedad de músculos en solo un ejercicio.

Glúteos y piernas: Túmbate en el suelo, moviliza tus piernas y pon en forma todo el tren inferior. Sentadillas, elevaciones de piernas, boca arriba, boca abajo…

Bíceps y tríceps: ¿Tienes unas pequeñas pesas? ¿No? No te preocupes… Agua seguro que bebes. Puedes utilizar las botellas grandes como material de entrenamiento. No es la opción más cómoda, pero, es mejor que nada. Mantente en forma sin salir de casa.

Multi salto: Puedes usar de nuevo las escaleras o incluso un banco. Proponte unas series a pies juntos, hacia arriba, hacia abajo, de dos en dos, a una pierna o con las dos… Harás trabajo cardiovascular a la vez que trabajar el tren inferior.

 

Y respecto a la comida… ¡La lluvia no es excusa para saltarse la dieta! Ya sabemos que es genial acabarse esta tableta de chocolate debajo de la manta mientras vez películas de Navidad. Pero recuerda que hoy no te vas a mover no necesitas todas esas calorías. Es más, hoy tenemos más tiempo en casa y es un momento perfecto para cocinar. Esa receta saludable que siempre has querido hacer, ese pescado al horno que nunca tienes tiempo o verdura a la plancha que te dio pereza la semana pasada. O mejor aún… ¡Date un capricho! Pero un capricho que tengas que cocinar.

Pero sobretodo… ¡No te agobies! Disfrute de la lluvia, del sol o el arco iris. Mantente activo, come bien, y mantén la sonrisa. Date un capricho, disfruta de la tarde y siéntete a gusto en casa. Disfruta de los niños, de tu pareja o de la paz y serenidad de la soledad. Recuerda que mañana volverá a salir el sol.

Álvaro García Tomás