¡Iníciate en el running con buen paso!

Cada vez son más las personas que se inician en la práctica del running -o salir a correr-  siendo ya común en muchas ciudades, ver cada vez a más gente, realizando esta actividad deportiva a cualquier hora del día: ya sea en parques, zonas verdes, paseos, o playas.  Incluso actualmente, hay quien utiliza el running como una forma de hacer turismo y visitar aquellas ciudades a las que viaja.

Podemos decir que salir a correr es sencillo, tan solo basta con unas zapatillas de deporte, una camiseta, una malla o pantalón y ganas de disfrutar y pasarlo bien, y si además es acompañado de alguien; mucho mejor.

La libertad de horarios, lo económico de su práctica, la sensación de realizar deporte al aire libre, la comodidad de salir de la puerta de casa y empezar a correr, sin tener que desplazarnos a ningún sitio y sin perder tiempo son algunas de sus bazas. Sin embargo, hay personas que animadas por la moda o por sus amigos o personas de referencia comienzan con muchas ganas a practicar running, pero al poco tiempo abandonan su práctica.

Siguiendo esta idea queremos aprovechar este artículo para aportar 10 consejos que sirvan de ayuda a aquellas personas que se vayan a iniciar en la práctica del running y también,porque no, a aquellos que ya disfrutan de esta actividad de moda.

  1. En la dosis está la clave

Uno de los primeros y mayores problemas de la persona que se inicia en el running, es querer obtener resultados rápidos. Creerse que pueden aguantar 30 minutos seguidos a un ritmo rápido y no poder lograrlo sólo hace que generar frustración y muy probablemente el posterior abandono.

Por ello es conveniente empezar con pequeñas dosis, es decir, reducir el tiempo de práctica por ejemplo entre 10-15 minutos y repetirlo 3-4 días a la semana. Otra opción muy interesante es combinar el correr con andar, siguiendo esto podríamos hacer 3 minutos andando 1 minuto corriendo y poco a poco ir cambiando esta relación a favor de minutos corriendo, hasta poder realizar todo el tiempo completo.

  1. Escucha a tu cuerpo.

Cada cuerpo es diferente. Físicamente no somos iguales, por lo que no te dejes orientar por lo que a otra persona le va bien. Debes aprender a conocer tu cuerpo y entender las sensaciones que él te muestra; desde la postura al correr, el contacto con el suelo, el balanceo de tus brazos hasta la rigidez o fluidez con la que se mueve tu cuerpo. Además, también es importante aprender a discernir entre cansancio o sobrecarga muscular debido al esfuerzo mantenido y dolor o impotencia funcional antesala de una posible lesión más aguda.

  1. Zapatillas y ropa cómoda.

Como todo deporte, el running requiere un material básico. Las zapatillas que te compres deben ajustarse bien a tu forma del pie, ser adecuadas para tu peso y cómodas. No te guies solo por la marca o por si son bonitas o dejan de serlo.

En cuanto a la indumentaria debes siempre ir con ropa cómoda. En verano es aconsejable ropa ligera, transpirable y de colores claros que te permitan un buen intercambio de temperatura. En otoño-invierno, conviene llevar una primera capa que absorba bien el sudor  y en función de la temperatura una segunda capa de fibra elástica que abrigue. Si hace viento optamos por un cortaviento. Es importante no abrigarse en exceso puesto que puede afectarnos negativamente.

  1. Superficies de carrera

Para iniciar la práctica optaria por superficies regulares con un buen firme y a poder ser no muy duras. Además, es conveniente combinar carrera por asfalto con caminos de tierra o hierba con el fin de obtener una mayor amortiguación en pro de proteger nuestras articulaciones.

  1. Respiración

Posiblemente uno de los quebraderos de cabeza para aquel que empieza. Poder dominar la respiración, es algo fundamental para iniciarse en el running con buen pie, con el objetivo de poder correr a un ritmo concreto que permita respirar con cierta holgura; y no caer en el agobio, estrés o ansiedad.  La forma más común a la hora de respirar en pleno esfuerzo es coger aire por la nariz y expulsarlo por la boca, es la manera de que el aire entre filtrado. Ahora bien, cuando el ritmo se aviva mucho finalmente se tiende a inhalar y exhalar sólo por la boca, y es que en esa situación es más difícil que la nariz nos dispense, la cantidad de oxígeno que necesitamos en el momento.

Lo realmente importante a la hora de ventilar bien en carrera no es por donde se coge y echa el aire sino al ritmo al que respiramos. Si controlas el ritmo de carrera no vas a tener problema en llevar una respiración cómoda y fàcil que no te suponga un gran esfuerzo, y a su vez esta sea coherente a tu velocidad y sensaciones.

  1. Busca rutas atractivas y divertidas.

En la variedad está la gracia. Aprovecha para realizar rutas por espacios nuevos que te motiven. Piensa que hay infinidad de km que explorar y recorrer. Aconsejo que cada semana modifiques tu recorrido habitual buscando zonas diferentes: bien con vistas al mar o zonas verdes con vegetación, zonas más húmedas etc. Hay un sinfín de posibilidades.

  1. Busca una motivación, ponte un objetivo

Desde el inicio es importante marcarse un objetivo o meta. No me refiero ya solo a una carrera de 10 km, una media maratón…empieza por algo más pequeño, por micro retos que te lleven a más. Correr todo el paseo entero de tu ciudad, completar la distancia habitual de X  a Y en menos tiempo y mejor sensaciones, poder subir una cuesta sin parar…son solo algunos de lo ejemplos.

  1. Hacer algo nuevo, requiere de un cambio, predisposición y esfuerzo.

Si nunca has sido aficionado al running, y es la primera vez que te inicias en este mundo, hay que tener en cuenta que puede haber momentos más duros y de poco progreso. Por eso, lo principal es estar mentalizado y tener muy presente que es posible que las fuerzas flaqueen en la primera salida, y que se pongan excusas para no volver a salir.  Por ello, es importante tener una actitud de esfuerzo para tener una práctica continuada durante el primer mes y de esta forma en cada salida te notarás mejor y con ello aumentará tu motivación y la adherencia  a la práctica del running de forma regular.

  1. Déjate aconsejar por profesionales

No está demás, a medida que te vayas introduciendo en el mundo del running, que preguntes a profesionales ante posibles dudas que te surjan de modo que te ayuden a mejorar de una forma segura para tu salud. Esto te ayudarà a reducir la posibilidad de que aparezcan lesiones o periodos de estancamiento. No olvides que ha medida que tus retos sean más exigentes, necesitarás de mejores y más específicos entrenamientos para conseguirlos.

  1. Sobre todo, disfruta

Queda claro que correr es una excelente actividad pero es importante siempre disfrutar de su práctica. Tarde o temprano si no tienes motivación o  ya no disfrutas de su práctica terminas por abandonarla, y ésto nunca puede ocurrirte!

¡Corre, disfruta y sé feliz!

 

Jose Miguel Lozano