El síndrome de Text Neck

Los smartphones ya son una realidad en nuestro día a día.

Ya sea por cuestiones laborales, o simplemente por estar conectado con amigos, familiares o consultar todo tipo de cosas por internet, hacemos un mayor uso de los Smartphones. A menudo sacamos el móvil del bolsillo para hacer una foto, leer una noticia o consultar una red social. Pero ¿Sabemos realmente lo perjudicial que puede llegar a ser esto para nuestra salud?

Según diversos estudios, “8 de cada 10 españoles se conectan a internet en su Smartphone y pasan más de una hora al día”. Son datos escalofriantes si se analizan de forma exhaustiva, ya que son muchas horas con una mala postura del cuello, de la que no somos conscientes, pero que genera grandes complicaciones en nuestra salud.  Se constituye entonces una patología hasta entonces inexistente, el síndrome de TEXT NECK.

La primera vez que se habla del Text Neck fue en el año 2008, que le ponen este término para referirse a un cuadro de síntomas músculo-esqueléticos que aparecen tras el uso prolongado de móviles, tabletas, etc, que fuerzan la columna cervical a adoptar una patomecánica  lesiva. Así pues, la cabeza constituye una palanca de primer género, donde el fulcro se encuentra entre la carga y el esfuerzo, que lo realiza la musculatura, estando en equilibrio. Al inclinar la cabeza hacia adelante, aumenta mucho la carga, por lo que la musculatura tiene que ejercer una mayor fuerza para que esta palanca siga en equilibrio. El resultado de ello, es que la posición prolongada de la cabeza hacia delante genera numerosas lesiones músculo-tendinosas a nivel cervical.

El principal problema del text Neck es que se trata de un síndrome relativamente reciente (2008), y que ha tenido un aumento exponencial debido al boom o rápida expansión de las tecnologías, por lo que desconocemos los efectos a largo plazo en los sujetos. Aun así, a corto plazo sí sabemos que puede producir:

  • Dolor e inflamación de las carillas articulares de las vértebras cervicales.
  • Aumento del tono con aparición de contracturas de la musculatura cervical.
  • Disfunción del sistema neuromuscular.
  • Desplazamiento posterior del disco ( recordamos que con la flexión cervical se produce un deslizamiento posterior del disco, produciendo una compresión del ligamento común vertebral posterior y siendo el inicio de una hernia cervical)
  • Mareos y cefaleas
  • Secundarios a los problemas musculares puede haber bruxismo, insomnio, y otras alteraciones neurovegetativas.

  TRATAMIENTO:

Lo primero y más importante, es que al ser un cuadro sintomatológico de tipo postural, será necesario corregir la postura. Para ello, debemos reducir/ espaciar el tiempo que usamos los dispositivos móviles, tomando periodos de descanso para modificar la postura, movilizar el cuello y permitir que las estructuras se oxigenen y se mantengan en un estado óptimo.

Dentro del campo de la fisioterapia, el tratamiento estará enfocado en:

  • Corregir las lesiones vertebrales que aparezcan, no solo en la zona cervical sino también en otras zonas próximas tales como la columna dorsal, zona del cráneo o el complejo craneocervical.
  • Reeducación postural para corregir las disfunciones miofasciales que alteran la correcta postura del paciente.
  • Ejercicio físico: un buen método para evitar el sedentarismo, el cual favorece a incrementar este tipo de patología, es la práctica de ejercicio físico de una forma regular dirigida por un buen profesional.
  • Técnicas de relajación muscular, para reestablecer el correcto funcionamiento de toda la fascia cervical anterior y posterior.
  • Tratamiento específico de la musculatura suboccipital, que tiene relación con la primera y segunda vértebra cervical.

  CONCLUSION:

Los avances tecnológicos suponen una ayuda en muchas áreas, sin embargo, su uso debe dosificarse ya que a la larga puede generar problemas musculoesqueléticos evidentes como hemos visto.

El ejercicio físico debe constituir por tanto, un pilar básico en la agenda diaria de cualquier persona, y sustituir en la medida de lo posible a las prácticas sedentarias.

En caso de presentar este tipo de molestias, no deberías esperar y consultar a nuestro equipo de fisioterapeutas para que os ayuden en la prevención y promoción de salud y en el tratamiento de este tipo de patologías.