Muchas posibilidades en el control de sobrepeso en niños y adolescentes

La obesidad en niños y adolescentes es un problema de gran importancia en nuestra sociedad, razón por la cual cada vez se publican más trabajos que nos ayudan a saber científicamente cual es el mejor abordaje en cada caso. Dicho esto, si en cualquier tratamiento es importante individualizar la atención, cuando hablamos de niños y adolescentes esto cobra especial importancia. Hay aspectos metabólicos y endocrinológicos diferentes a cada edad que se deben tener en cuenta y, especialmente importante, hay una esfera psicológica y social individual que siempre debe ser atendida y valorada por encima incluso de los propios consejos nutricionales o de actividad física.

El estilo de vida actual hace especialmente fácil descuidar la nutrición a estas edades. Las prisas dificultan un desayuno correcto, los “snacks” entre horas, bebidas azucaradas, cenas poco adecuadas o incluso ciertas comidas caseras tradicionales hacen sumar un aporte calórico que difícilmente se puede consumir mientras se lleva un estilo de vida sedentario, con muchas horas sentado y poco deporte.

Además, conviene recalcar, que no sólo se trata de un problema de exceso de comida y/o falta de actividad física. Este exceso calórico no implica necesariamente que todas las necesidades nutricionales estén cubiertas. De hecho, los jóvenes con sobrepeso suelen presentar déficits nutricionales que pueden afectar a su desarrollo o rendimiento a corto y largo plazo.

Estamos hablando de un tema en el que es especialmente importante intervenir a tiempo. Entrar en las diferentes etapas del crecimiento con una nutrición y una composición corporal adecuada es vital para un desarrollo óptimo.

¿Un buen consejo? El desayuno es la comida clave del día. Ayuda a los niños y jóvenes a aguantar bien un día en el que hay que tratar que haya más actividad física y, además, puede ayudar a cumplir con algunas necesidades dietéticas diarias en función de las características del paciente. En conjunto, aporta mucho en un plan de control de sobre peso. De hecho, suele ser la comida sobre la que más se interviene.

Un reciente estudio publicado en la prestigiosa revisa “International Journal of Obesity” analiza el beneficio de un desayuno en el que estén presentes las proteínas (pavo, jamón, pavo, pollo…) además del pan o los cereales habituales. En el estudio, se siguió durante 3 meses a jóvenes que desayunaron de este modo, y los compararon con otros jóvenes de iguales características que siguieron sin desayunar o haciéndolo muy pobremente, como hacen la mayoría de los adolescentes con sobrepeso. El propio estudio, además, analiza un aspecto importante. Los hábitos que se adquieren en la adolescencia se continúan llevando a cabo durante el resto de la vida en la mayoría de las ocasiones.

Durante los años de andadura de EP hemos tenido la suerte de que muchos jóvenes, niños y sus padres confiaran en los médicos, nutricionistas y entrenadores que trabajan en los diferentes centros para abordar problemas nutricionales a estas edades tan importantes con muy buenos resultados. Gracias a los que habéis confiado en nosotros.

 

Servicio Médico y Nutricional. EP Clínic

Más información sobre los servicios: info@grupoepersonal.com