Un enfoque multidisciplinar para mejorar el dolor: el caso de Álvaro

Antes de nada, nos gustaría agradecer a Álvaro por confiar en EPersonal y por permitirnos exponer su caso, ya que es un reflejo de un buen trabajo, el cual puede animar a más gente con dolores o molestias, que aparentemente no tienen cura tras diferentes tratamientos, a confiar en nosotros.

Álvaro acudió a EPersonal Alicante Gran Vía, recomendado por un conocido, porque desde hace alrededor de cinco años padecía dolores y molestias constantes en varias zonas del cuerpo. Ese dolor no le impedía hacer vida normal, pero sí convertía algunas actividades en muy dificultosas.

Como es habitual en nuestros centros, cuando alguien contacta con nosotros lo primero que hacemos es citarlo para una entrevista/evaluación inicial (ITP) en la que le hacemos varias preguntas sobre su historial clínico, enfermedades, tratamientos actuales, hábitos de vida y ejercicio físico. Cuando citamos al cliente, tratamos de identificar si es necesario que durante la primera entrevista esté presente el médico y el fisioterapeuta, como era el caso de Álvaro ya que presentaba dolor.

Durante la entrevista, Álvaro nos contó que en el transcurso de estos cinco años las molestias le empezaron en el trapecio, y poco a poco esos dolores fueron subiendo por el cuello hasta la mandíbula y bajando hasta las dorsales. En ese tiempo, en busca de la causa y solución llegó a visitar hasta tres especialistas de columna y le prescribieron más de quince sesiones de fisioterapia sin apenas proporcionarle cambio o mejoría.

Tras la valoración inicial, y habiendo hablado con el equipo de nuestro centro, se decidió que el programa más beneficioso para Álvaro era aquel que tuviera servicios de Entrenamiento Plus (EP+) y seguidamente entrenamiento físico personalizado.

Ante la propuesta del programa e intervención, Álvaro consideró que era una oportunidad de atajar sus dolores de una vez por todas y se puso en nuestras manos. La primera sesión fue de entrenamiento EP+ en la que se le detectó una importante rigidez en cadera reflejo de la inestabilidad en determinadas articulaciones relacionadas con sus zonas de dolor. Debido a las comunicaciones fasciales que generan interconexiones entre zonas, un problema en la mandíbula puede derivar en un problema en la cadera.

Tras esta primera intervención, con nuestro sistema de entrenamiento EP+, Álvaro salió con sensaciones corporales raras. Como si le hubieran cambiado el cuerpo. A nuestra pregunta de cómo se encontraba de los dolores, sorprendentemente comentó que habían remitido considerablemente.

El primer objetivo se había conseguido, mejorar esos dolores. Tras la primera sesión, se acordó comenzar a entrenar lo más pronto posible para reforzar lo conseguido en la sesión de entrenamiento EP+ y generar el estrés adecuado en aquellos músculos y articulaciones previamente trabajados para dar estímulo y confianza a esa nueva conexión sistema nervioso-músculo.

Al cabo de tres días, Álvaro vino para comenzar su primera sesión de entrenamiento. Los dolores habían mejorado notablemente, sobretodo los dos primeros días posteriores a la primera sesión y durante el tercero parecía que volvían en aumento. Puesto que trabajamos en equipo y exponemos los casos en grupo semanalmente, el entrenador ya sabía que antes de comenzar debía de chequear esas zonas que fueron conflictivas para conocer cómo había recibido el cuerpo ese cambio y mejora durante los días atrás. En el chequeo se detectaron determinados aspectos que indicaban que necesitaba otra sesión de entrenamiento EP+ para ya finalmente afianzar el cambio.

La sesión de entrenamiento se aprovechó para saber un poco más de Álvaro en cuanto a qué movimientos o esfuerzos según la posición le aumentaban las molestias, para luego saber transmitir esta información al entrenador especialista en entrenamiento EP+.

Tras 7 días desde la primera sesión de entrenamiento EP+, Álvaro volvió a realizar esta sesión para tratar de rematar el trabajo empezado. Tras su finalización, sensaciones muy buenas y con esperanza de acabar de una vez por todas con los dolores.

Tras dos sesiones de entrenamiento EP+, la actuación en EPersonal consistió en que Álvaro comenzara a realizar ejercicio físico y en que cada sesión se comprobara que todo estaba correcto. Entrenando con una frecuencia de dos veces por semana, con un continuo seguimiento y control del dolor y chequeo de zonas conflictivas, Álvaro fue mejorando semana a semana hasta el punto de no tener dolor después de pasar cuatro semanas desde que entró por la puerta.

Nos alegra mucho que Álvaro esté mejor tras tanto tiempo sin dar con la solución. Para eso estamos, para conseguir que las personas encuentren soluciones a sus dolencias, patologías, objetivos, mejorar su calidad de vida y felicidad.

Destacar que una atención multidisciplinar, como en el presente caso, permite abordar el caso con diferentes puntos de vista profesionales y conseguir el objetivo colaborando entre todos.

Ricardo Vidal

Entrenador EP Alicante Gran Vía